Un hito en el control de calidad de frutas y hortalizas frescas

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Fruit and Vegetable Quality Control| Clarifruit

Sería difícil sobrestimar el efecto de la pandemia de COVID-19 en el control de calidad de las frutas y hortalizas frescas. Durante el 2020, estos factores, que van desde las perturbaciones en la cadena de suministro, hasta las complejidades logísticas durante la pandemia, y por supuesto, el efecto multiplicador en el capital humano, nos han dejado los siguientes aprendizajes.

Las inspecciones de control de calidad durante la pandemia

Antes del COVID-19, por lo general las inspecciones de calidad se realizaban personalmente: el vendedor y el comprador se reunían para llevarlas a cabo. Por supuesto, una vez que llegó la pandemia, esto era complemente irrealizable, y las dos partes comenzaron a buscar nuevas maneras para asegurar el control de calidad de forma remota. Puede que aún se tenga un solo inspector, pero la dependencia en el capital humano es mucho menor.

Esto ha sido fundamental, no solo para la salud y protección de los trabajadores en el terreno, sino también debido a que la disponibilidad de capital humano ha sido menos predecible y más volátil. Basta con pensar en la disponibilidad de los inspectores de control de calidad, muchos de los cuales vienen de países de Europa Oriental, quienes no pudieron cruzar las fronteras durante la pandemia. Esto ocasionó mucho problemas y disminuyó dramáticamente la capacidad de depender de los canales existentes.

Por supuesto, el impacto es que, como el negocio tiene menos personas a su disposición, cada una de estas debe ser mucho más productiva, para mantener la calidad óptima del suministro que se entrega a los clientes.

Comprender qué significa esto a nivel macro

Ahora, pensemos en estos problemas a nivel masivo. Si todo el sector está sufriendo por la menor disponibilidad de capital humano, logística más compleja y restricciones a los viajes, entonces nos referimos a la necesidad de un nuevo enfoque al control de calidad para toda la cadena de valor. Por ejemplo, pensemos en una empresa que exporta uvas de mesa entre continentes. Es posible que anteriormente tuvieran un margen de error del 5 %. Ahora, la cadena de suministro es más compleja, hay menos embarques y el personal que tienen en campo es menor. Repentinamente, la tasa de error del 5 % se hace mucho menos manejable.

Otro ejemplo, completamente diferente, pero igual de desafiante. Antes de la pandemia, los consejos reguladores enviaban sus propios auditores a realizar inspecciones puntuales o hacían citas periódicas para revisar la calidad del producto. Como esto ahora es imposible, ¿cómo pueden los reguladores asegurar la revisiones y existencias?

Estos dos problemas están perturbando la logística de los productos frescos, y los dos requieren control de calidad fiable y consistente, de manera remota y accesible.

Nuestra visión del mercado en 2020

Estos desafíos son exactamente los que vimos hacerse realidad durante todo el 2020, y han validado el enfoque que hemos adoptado en años recientes al trabajar para desarrollar Clarifruit desde ceros. Como en muchos sectores, la pandemia ha acelerado la transformación digital y ha comprobado, incluso a los actores más tradicionales, que es deseable tener la capacidad de confirmar anticipadamente la calidad de los embarques mediante el uso de la automatización.

Al comenzar la pandemia observamos a los clientes luchar por mantenerse en pie, perdiendo en ocasiones hasta el 60 % de su capital humano, y sin tener seguridad de cómo mantener la continuidad de los negocios. Sin embargo, para junio ya era claro que todo el sector estaba buscando maneras para digitalizar el control de calidad, desde inspectores y reguladores, hasta minoristas, empresas comercializadoras y agricultores.

Podemos observar que esta transformación es una parte real de la «nueva normalidad». Después de todo, aunque al principio las empresas fueron atraídas a las plataformas digitales para superar los desafíos de la pandemia, los resultados de la digitalización son imperecederos: aportan mayor productividad, mejor visibilidad, permiten la toma de decisiones basada en datos y reducen el desperdicio.

A pesar de la adversidad, nos enorgullece mucho lo que Clarifruit ha logrado este año, ayudando a tantos actores a revolucionar el sector del control de calidad de productos frescos. Hemos obtenido nuevos clientes, incluidos minoristas de primer nivel de EMEA, al igual que agricultores y empresas comercializadoras que son líderes de las categorías de sus negocios. Además, hemos adquirido todos estos nuevos clientes e implementado en sus flujos de trabajo una nueva plataforma de control de calidad de manera completamente remota. Continuaremos con este modelo luego de superada la pandemia de COVID-19, lo que nos permitirá escalar nuestra solución a nivel global con mayor eficiencia.

¿Qué viene en el 2021?

Ahora que hemos tomado impulso, ¡no tenemos planificado disminuir el ritmo en ningún momento! En el aspecto de productos, podrán ver una expansión significativa en la cantidad de categorías de productos que ofrece la aplicación, y también aumentaremos y profundizaremos las capacidades de automatización para los productos existentes. Nos emociona trabajar para ofrecer a nuestros clientes en 2021 más control sobre la plataforma, permitiendo que ellos mismos realicen la personalización de los protocolos de inspección y normas de calidad de manera intuitiva.

En el aspecto comercial, estamos preparados para la ampliación. Este año añadiremos un equipo local en Norteamérica, sumándose a nuestra presencia actual en América Latina y Europa, y expandiremos nuestra penetración a otros segmentos del mercado. ¡Próximamente más!

Si desea añadir automatización e inteligencia a la manera como maneja el control de calidad de los productos frescos,debemos hablar

Related Posts

Ir arriba

Step into the future with digitized fresh produce quality assurance and control