Sandías

Cómo mejorar el control de calidad de la sandía

A la hora de buscar una sandía de la mejor calidad, deben tomarse en cuenta numerosos factores. Los consumidores pueden fijarse en la marca del campo, para ver si es grande y amarilla, lo que indica que la sandía está madura. Sin embargo, los agricultores, las empresas de comercialización, los mayoristas y los minoristas deben pensar en más aspectos, desde los posibles defectos hasta el tamaño, las temperaturas del suelo, los bultos irregulares y muchos otros factores que pueden afectar a la producción. 

Entender en qué circunstancias prosperan las sandías puede marcar la diferencia para las partes interesadas que busquen aumentar los ingresos y reducir el desperdicio. Por ejemplo, las sandías tienen cero tolerancia a las temperaturas gélidas y crecen mejor cuando son tratadas como una verdura, ¡con sistemas de producción de verduras!

En Clarifruit, nuestro objetivo es crear un proceso sistemático y estandarizado para gestionar el control de calidad de las sandías a lo largo de toda la cadena de valor. Por medio de nuestra avanzada tecnología de visión por ordenador, y comprendiendo los defectos más comunes que afectan a la producción de esta fruta, podemos evaluar una amplia gama de atributos de forma objetiva, añadiendo valor para todas las partes interesadas.

Defectos comunes en el cultivo y la cosecha de la sandía

Los siguientes defectos son los que tienen más probabilidades de afectar a la calidad de la sandía en toda la cadena de suministro: 

Tizón foliar por Alternaria

Esta enfermedad, causada por un hongo, puede reconocerse por unas pequeñas manchas de color amarillo-marrón, rodeadas de un tono amarillo o verde. Con el paso del tiempo, estas lesiones se expanden y oscurecen, las hojas se rizan y acaban muriendo. Esta forma de tizón foliar suele producirse en regiones con mucha lluvia y con altas temperaturas.

Mancha foliar por Alternaria (mancha café)

Las lesiones más oscuras podrían indicar la presencia de una mancha café o mancha parda (brown spot), que a menudo aparece en círculos concéntricos y también es causada por un hongo. Por lo general, las esporas se transmiten por el viento y la lluvia y posteriormente afectan a las plantas de forma progresiva. Es posible reducir el riesgo de que aparezcan estas manchas foliares regando las plantas por la base y usando los tipos de fungicidas adecuados.

Mancha foliar angular

Estas lesiones tienen un aspecto angular que se expande entre las venas de las hojas. Cuando están húmedas, es posible ver una sustancia de apariencia lechosa que se seca sobre las hojas y se convierte en una costra. Con el paso del tiempo, las lesiones se vuelven ligeramente más oscuras y los bordes se ponen amarillos o verdes. A medida que estas se secan, puede verse agujeros en las hojas. Las lesiones son causadas por bacterias y a menudo se propagan por causas naturales, como el movimiento de personas entre las plantas, insectos que sean portadores de estas bacterias o incluso salpicaduras de agua.

Antracnosis

Esta forma de mancha foliar se caracteriza por unas lesiones oscuras angulares en las hojas, con un distintivo borde amarillo. También pueden apreciarse en los daños y en los propios frutos, como lesiones con centros hundidos. Una posibilidad de prevenir la acumulación de esta enfermedad es rotar los cultivos cada dos años.

Áfidos

Los áfidos o pulgones pueden infestar un cultivo y vivir en el envés de las hijas y en los tallos. Es posible detectarlos por la sustancia pegajosa que segregan, que en ocasiones resulta en otros defectos como la fumagina, que puede hacer que las hojas amarilleen y se deformen.

Amarillamiento del áster

Los saltahojas o chicharritas son responsables del amarillamiento del áster, en el que el follaje se vuelve amarillo y los brotes secundarios empiezan a crecer sin control. Puede verse que las hojas son pequeñas o están torcidas, mientras que las frutas crecen hasta un tamaño más pequeño del que deberían y tienen un color pálido. Esta enfermedad afecta directamente al rendimiento de las inversiones.

Mancha frutal bacteriana

Este defecto, causado por bacterias, empieza como lesiones pequeñas y empapadas de agua que se expanden rápidamente por toda la superficie de la sandía. Con el paso del tiempo, estas lesiones pueden volverse rojas o marrones y provocar grietas en la piel y en la pulpa. Puede reducirse el riesgo de que aparezcan estas manchas, que son más comunes en condiciones húmedas, rotando los cultivos y regando en la base.

Podredumbre apical

Si el cultivo tiene una falta de calcio o se alteran los nutrientes que reciba, la podredumbre apical será un defecto común que podrá observarse en frutas más inmaduras. Unas pequeñas manchas de color marrón claro crecen cerca del ápice de la fruta y, con el paso del tiempo, se expanden hasta convertirse en lesiones oscuras y coriáceas. Dado que se trata de un trastorno nutricional, regar las plantas de forma regular y uniforme puede reducir el riesgo de que se produzca.

Mancha foliar por cercospora

En las hojas más viejas, esta forma de mancha foliar puede reconocerse por unas pequeñas manchas con centros de marrón claro. Con el paso del tiempo, estas lesiones se hacen más grandes, adquieren un color más oscuro y pueden volverse quebradizas y agrietarse. Es una enfermedad progresiva que puede afectar a un cultivo entero, por lo que es muy importante destruir rápidamente las plantas afectadas para impedir su propagación, así como eliminar cualquier resto del cultivo en cuestión.

Mildiú lanoso

Este hongo se propaga a través de salpicaduras de agua en las plantas o de esporas transportadas por el aire, y se caracteriza por unas hojas que se curvan hacia dentro y unas distintivas lesiones marrones en las propias hojas. Mantener las plantas bien espaciadas, regarlas desde abajo en lugar de utilizar riego por aspersión y aplicar los fungicidas adecuados puede reducir las posibilidades de que aparezca el mildiú.

Fusariosis

Si se observa que las plantas de sandía se están marchitando, especialmente si esto parece estar localizado en una planta en concreto, es posible que se trate de fusariosis. El follaje estará más apagado, con un aspecto grisáceo, que se irá volviendo amarillo a medida que la enfermedad progrese. Las formas de propagación más comunes son el agua y los equipos contaminados, o bien porque la propia semilla estuviese infectada.

Tizón gomoso del tallo

Preste atención a lesiones marrones que puedan aparecer en la corona, los tallos o los cotiledones de la fruta. Estas lesiones también pueden supurar una sustancia pegajosa de color ámbar. También están causadas por un hongo, que a menudo se propaga a través del agua o del aire y que es especialmente problemático en condiciones cálidas y húmedas, que son las más habituales para el cultivo de sandías.

Tisanópteros

Para evitar la incidencia de los llamados trips, piense en qué lugar va a plantar sus sandías. Por ejemplo, plantar este cultivo junto a plantas de ajo o junto a cebollas puede aumentar la probabilidad de sufrir una plaga de estos insectos. Las infestaciones de trips pueden reconocerse por el punteado de las hojas, que pueden tener un aspecto plateado, o bien por heces negras visibles sobre la planta.

Oídio

El oídio, conocido popularmente como blanquilla o cenicilla, puede detectarse fácilmente por el crecimiento polvoriento blanco sobre las hojas, pero también es posible observarlo en una fase más temprana debido a una decoloración roja o bronce en hojas más viejas. Esta enfermedad es más frecuente en climas secos con altos niveles de humedad. A fin de reducir el riesgo de sufrir oídio, plante las sandías en lugares con una buena circulación de aire y no coloque demasiadas plantas en un espacio pequeño.

Verticilosis

La verticilosis puede ser devastadora para los cultivos de sandía, dado que las hojas pueden desintegrarse y las raíces también pueden sufrir daños, con una decoloración del tejido vascular. Esta enfermedad puede reconocerse por síntomas que solo aparecen en un lado de la planta. Está causada por un hongo y suele aparecer cuando hace más fresco, a menudo en primavera, por lo que puede ser recomendable plantar en un momento posterior, cuando haga más calor.

Datos interesantes sobre las sandías

Atributos de calidad comunes para el cultivo y la cosecha de sandías

Los siguientes atributos internos y externos de las sandías se utilizan comúnmente para la evaluación de la calidad:

Diámetro

Azúcar

Firmeza

Acidez

Color interno

Para obtener la lista completa de atributos que la plataforma Clarifruit evalúa actualmente y los estándares de calidad recomendados para cada uno, descárguese ahora nuestra app de forma gratuita.

La plataforma Clarifruit también integra con tecnología de terceros para evaluar los atributos externos de la sandía. Encontrará se más información aquí.

Ir arriba