El control de calidad de los productos frescos en la era de los big data (macrodatos)

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
El control de calidad de los productos frescos en la era de los big data (macrodatos)

El control de calidad de los productos frescos en la era de los big data (macrodatos)

Nos encanta escuchar lo que dicen nuestros clientes sobre cómo utilizan Clarifruit para revitalizar y potenciar la manera cómo realizan el control de calidad de sus productos frescos. Pero nuestras reflexiones favoritas son unas que cada vez escuchamos más: cómo ha cambiado Clarifruit el funcionamiento de toda la cadena de suministro.

Desde el principio, nuestra visión ha sido lograr un cambio radical en la manera como el sector maneja sus datos, pasando de sistemas sin estructura y en silos, a un idioma común y universalmente aceptado para las normas de calidad que mejore la cadena de valor de los productos frescos, de extremo a extremo. Por supuesto, tenemos una aplicación asombrosa, pero esta es solo una de las herramientas que utilizamos para lograr nuestra meta.

El estado actual

Digamos que soy comprador, importador, minorista o mayorista, y que estoy buscando ciertos productos frescos en el mercado. Me gustan algunos tomates, y tengo opiniones fuertes sobre las normas para estos. Publicaré una «biblia», unas especificaciones de calidad, en un documento PDF con una extensión de 20 a 50 páginas, y lo enviaré a mi exportador para que lo entregue a los gerentes de control de calidad, así sabrán exactamente lo que deben enviarme. Incluí una explicación detallada de exactamente cómo deseo recibir mis tomates, lo que incluye tamaño, color, tolerancia a los diferentes tipos de defectos, y otros factores. ¿Excelente? No tanto.

El problema es que desde la perspectiva de mi exportador, soy uno entre docenas de compradores que han escrito en su idioma sus propios documentos de 25 páginas, con diferente estructura y explicación. Entre estos documentos no existe normalización. Mientras uno describe los tamaños en pulgadas, otros usan centímetros. La manera para describir el color o los defectos es completamente subjetiva. Por supuesto, mucha de la información es común, pero la estructura del documento es completamente diferente. Al igual que la Biblia original, el documento de especificaciones se puede interpretar de diferente maneras. No es posible entregarlo a un gerente de control de calidad y esperar que lleven a cabo veinte o más procesos de control de calidad separados aplicando todos estos diferentes parámetros.

Entonces, como exportador, ¿qué hago? Creo mi propio proceso de inspección de control de calidad, definiendo un nuevo conjunto de normas, diferente al de mis compradores. Yo decido lo que será clasificado como norma A, B o C, o nivel 1, 2 o 3. Luego, clasifico a mis compradores por sus exigencias, entregando a mis clientes más exigentes solo los productos de nivel 1, y a aquellos que tienen menos necesidades puntuales, los niveles 2 o 3. En vez de utilizar las especificaciones de los compradores, me veo obligado a usar las mías e intentar correlacionar los resultados para acercarme lo más posible.

Método de normalización para la locura

De nuestras conversaciones con cientos de organizaciones, y nuestro análisis de miles de procesos de control de calidad, en Clarifruit hemos creado un idioma para las exigencias de control de calidad, con un proceso estricto de tres partes que cambia la manera como maneja el control de calidad en toda la cadena de suministro.

Comenzamos por preguntar a cada involucrado el tipo de información que desea recabar relacionada con el cargamento de productos frescos. ¿Cómo desea perfeccionarlo para diferentes culturas o tipos de producto?

Luego convertimos esta información en un idioma estructurado para calificar y clasificar, con todas las especificaciones digitales que el cliente desee. Una vez que las personas aprenden a leer Clarifruit, pueden leer rápida y fácilmente las nuevas especificaciones digitales, alineadas para todos los clientes de una forma común.

Ahora que hay una compresión compartida de lo que las inspecciones deben evaluar y lo que significan las normas, podemos avanzar a la capa 2: la inspección misma. El control de calidad por lo general se lleva a cabo dos veces, una antes de enviar el cargamento, y otra cuando llega. Hasta ahora, los inspectores han utilizado dispositivos manuales, ya sean anillos medidores, paletas de colores o instrumentos científicos como refractómetros. Probablemente escriben los resultados a mano, utilizando papel y lápiz, antes de posiblemente introducir la información en un sistema digital local.

La aplicación Clarifruit cambia todo esto: recibe un especificación digital y la ajusta en consecuencia, utiliza un algoritmo de visión computarizada para recopilar automáticamente información como color y tamaño, y la correlaciona con las especificaciones digitales específicas del comprador. Cuando es necesario, la aplicación también se integra con los dispositivos científicos que se utilizan actualmente. Por supuesto, esto acelera y facilita el proceso, pero además, lo hace más objetivo. Su equipo puede hacer una sola inspección, cargar muchas normas de clientes y analizar el cargamento de acuerdo a una amplia gama de requisitos, recibiendo un puntaje claro para cada exigencia de los clientes.

Por supuesto, el proceso funciona mejor cuando tanto el comprador como el exportador utilizan Clarifruit, pero incluso cuando no, y ocurre un disparidad en el control de calidad, si tiene Clarifruit a su lado, su opinión tiene mucho más peso, ya que está respaldada por datos científicos y una plataforma y procesos normalizados que aportan legitimidad.

Marcar el inicio de la era de los big data

Ahora pensemos en cómo se captura y utiliza la información. Muchas organización actualmente utilizan papel y lápiz, hojas de cálculo de Microsoft Excel o algún tipo de formato electrónico. Con Excel, esto estará contenido localmente en el ordenador del inspector, y se perderá cuando el empleado deje la empresa. En un formato de nube, podrá compartirlo con toda la organización, pero seguirá sin estructura, por lo que no tiene otros usos. Por ejemplo, no se puede integrar con herramientas de análisis de datos, ya que solo tiene significado de acuerdo a su propio lenguaje y procesos internos.

Al estructurar los datos, Clarifruit permite que las empresas tenga la capacidad de entrar en la era de los big data. En cualquier momento puede compartir la información, interna o externamente, filtrarla, generar informes y hacer minería de datos para obtener el valor que está latente en los datos que recopila cada día, o tener una visión retrospectiva, utilizar tendencias y referencias históricas y aislar las anormalidades de la manera como trabaja su equipo, o ver las relaciones particularmente rentables que deben ser cultivadas. Resumiendo, podrá mejorar cada vez más su eficiencia y la manera como trabaja.

¿Está listo para transformar la manera como toma sus decisiones de calidad?

¡Inicie su prueba gratuita aquí!

Related Posts

Ir arriba

Step into the future with digitized fresh produce quality assurance and control