Escuchen comerciantes minoristas: es hora de reducir el desperdicio con el control de calidad de la tienda conectado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Escuchen comerciantes minoristas: es hora de reducir el desperdicio con el control de calidad de la tienda conectado

El problema del desperdicio de alimentos es masivo, y aunque muchos problemas comienzan en los primeros puntos de la cadena de valor, en el campo y en el transporte a los almacenes, centros de distribución y empresas comercializadoras, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el 31 % del desperdicio sucede al final del recorrido: en el comercio minorista y el consumidor.

Los minoristas reciben mucha mercancía, y obviamente, el consumidor no la compra toda. Cuando nos centramos específicamente en los productos frescos, aproximadamente el 12 % de las frutas y el 11,5 % de las hortalizas que llegan a las tiendas de abarrotes nunca se venden. Esto se traduce en un golpe fuerte para los resultados finales del minorista, además de ser un problema grave para los recursos limitados del mundo.

A medida que cada vez más tiendas de abarrotes y supermercados adoptan iniciativas de cero desperdicio, ¿cómo puede la tecnología ayudar al minorista inteligente a ponerse a la delantera?

¿Cómo es actualmente el problema del desperdicio en las tiendas?

A nadie le gusta tirar a la basura productos frescos, y durante la última década o más, hemos visto cada vez más iniciativas en las tiendas que intentan animar al consumidor para que tome de las estanterías los productos imperfectos. En general, las campañas que promueven las frutas y hortalizas «feas», los programas de recuperación de alimentos, o incluso, ideas innovadoras como redirigir los productos sin vender a «bares de batidos» en las instalaciones han tenido un impacto mínimo

Para comprender el problema, debemos pensar en dos tipos diferentes de defectos que son comunes en las frutas y hortalizas. Aunque los defectos permanentes, como las marcas y rasguños, pueden ocasionar que los consumidores busquen la siguiente manzana, finalmente los consumidores tomarán esos productos cuando no tengan elección, o si el precio con descuento indicado hace que valga la pena.

En contraste, los defectos progresivos, como la descomposición o las heridas abiertas, significan que el producto nunca será comprado y, peor aún, estos defectos se pueden propagar rápidamente al resto de las frutas que están cerca. Lo mismo pasa con las frutas demasiado maduras. Una sola pieza de fruta demasiado madura libera etileno, un agente de maduración que acelera este proceso en todas las frutas cercanas. Esto inicia un efecto dominó en toda la paleta o caja, y antes de darse cuenta, todo el cargamento es invendible.

manzanas con defectos

 

Añadir una capa de tecnología inteligente para obtener visibilidad donde más se necesita

Una vez que el minorista ha acordado un envío del centro de distribución, no hay mucho más que pueda hacer sobre el manejo del producto fresco. En esta etapa, ya no hay renegociaciones de precio o rechazos, se trata de aprovechar al máximo lo que obtiene. Esto significa que los minoristas deben pensar rápidamente sobre cómo asignar el producto entrante para maximizar el valor de su inventario. Si una paleta de tomates que llega se está madurando más rápido de lo esperado, deben tener la capacidad para identificar esto y asegurarse de colocarla directamente en la tienda, no llevarla al frigorífico. Esta información sobre la vida útil puede hacer la diferencia entre vender todo el cargamento antes de que el problema ocurra, o arrojar todo el envío directamente al relleno sanitario.

Sin embargo, no se puede olvidar el hecho de que las tiendas simplemente no tienen las mismas capacidades técnicas que disfrutan los almacenes y los centros de distribución. Mientras que los centros de distribución tienen inspectores profesionales a la entrada y la salida, las tiendas son relativamente pequeñas, y por lo general, ni siquiera tienen inspectores de control de calidad profesionales trabajando en el sitio.

En años recientes, la tecnología ha hecho avances significativos para superar esta brecha fundamental. La tecnología de inteligencia artificial avanzada ahora se puede utilizar desde la comodidad y facilidad de un teléfono móvil, lo que permite a los minoristas detectar los problemas específicos de madurez excesiva y defectos progresivos a la entrada de la tienda. Esto permite a los tomadores de decisiones implementar medidas correctivas antes de que sea demasiado tarde, decidiendo cómo destinar el producto en tiempo real, y reduciendo en gran medida la cantidad de frutas y hortalizas desperdiciadas. Hemos encontrado que esto puede reducir aproximadamente el 10 % del desperdicio que actualmente sufren los minoristas.

Cerrar el ciclo del control de claridad

En Clarifruit, aumentamos este control de calidad digitalizado utilizando el concepto de pruebas continuas, tomado del sector de software, donde los desarrolladores realizan aseguramiento de calidad varias veces durante todo el ciclo del desarrollo. Entre más temprano se pueda detectar el problema, menos costará corregirlo. De manera similar, probamos la misma paleta o caja de producto una y otra vez: cuando entra en el centro de distribución, cuando sale, y cuando llega al almacén. Esta cadena permite que los involucrados detecten temprano los problemas, y vinculen los datos de una ubicación con los de la siguiente, acabando los silos tradicionales que han sido hasta ahora sinónimos de la cadena de valor de las frutas y hortalizas frescas, y ahorrando ingresos importantes al aislar los problemas antes de que sea demasiado tarde.

Piénselo. Para cuando el minorista detecta el problema, todo lo que puede hacer es implementar el control de daños. Sin embargo, con este concepto de pruebas continuas, los datos se vinculan automáticamente, lo que permite mejorar los procesos con el tiempo. Los minoristas pueden retroalimentar a los centros de distribución y proporcionarles información sobre los tipos de productos que pueden haber aprobado las inspecciones en sus propias instalaciones, pero que para cuando llegan a la tienda, han desarrollado un problema. Estos datos pueden establecer y mejorar la calibración de las inspecciones, y apoyar a los centros de distribución y minoristas a reducir la cantidad general de desperdicios.

¿Interesado en tener 10 % menos desperdicios en su propia tienda? Empiece ahora mismo gratis

Related Posts

Ir arriba