El control de calidad de los productos frescos puede actualizarse en el siglo XXI. ¿No cree?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hasta hace muy poco, era lógico pensar que el control de calidad de las frutas y hortalizas es una de esas cosas que básicamente nunca cambian. Aunque se puedan haber actualizado los procesos de vez en cuando, la metodología subyacente permaneció igual: mirar el producto con el ojo humano y anotar la calidad. Se sorprenderá al descubrir que, por primera vez, hay en camino un cambio real y los involucrados en toda la cadena de suministro están aceptando la necesidad de tener un enfoque diferente para el control de calidad de los productos frescos.

Para comprender este cambio, y obtener una comprensión visual de la manera en que el control de calidad de las frutas y hortalizas frescas ha evolucionado con los años, veamos las siguientes etapas, de la 1 a la 5. Recuerde, aunque cada nueva etapa trae un nuevo método de control de calidad, no necesariamente elimina los anteriores. Sin embargo, cada nuevo método contribuye a la eficiencia y productividad del control de calidad de los productos frescos y se puede utilizar para complementar o mejorar los otros.

Etapa 1: Hacer seguimiento a los datos de los atributos del producto fresco (calidad y otros)

Durante esta etapa, se ha hecho un cambio, de la toma de decisiones inmediata en el lugar sobre la calidad de las frutas y hortalizas frescas, a la necesidad de recopilar y hacer seguimiento a esta información a largo plazo. Históricamente, los involucrados simplemente han marcado las frutas y hortalizas como «aceptadas» o «rechazadas» con base en la observación visual. Pero desde ese punto, se dieron cuenta de la importancia de registrar estos datos, ¡aunque puede que no lo hayan llamado así! Esto se realizaba manualmente, y en ocasiones se anotaba con lápiz y papel, o se almacenaba en archivos. Una versión más avanzada de esta etapa fue cuando la información fue categorizada por producto, tipo o año.

Etapa 2: Almacenamiento de los datos en un ordenador

A medida que los ordenadores se generalizaron en todos los sectores, los datos manuales lentamente migraron a formatos electrónicos, como hojas de cálculo en línea o sistemas desarrollados internamente. La tecnología de terceros con frecuencia llenó una brecha, ofreciendo la capacidad de registrar atributos adicionales del producto, tales como el color de la fruta o el tamaño de una hortaliza específica. Esta etapa todavía era completamente manual en términos de la recolección de los datos, lo que significa, que sufría de la misma falta de precisión y consistencia que cuando simplemente se escribía la información en un cuaderno. Sin embargo, por primera vez, estos datos se pudieron comunicar fácilmente, por ejemplo, por correo electrónico.

Etapa 3: Datos en cualquier lugar

Piense en cómo los sitios web y la tecnología ahora frecuentemente se desarrollan primero para los móviles, y no se sorprenderá al escuchar que la tercera etapa del control de calidad de las frutas y hortalizas se centra en los dispositivos móviles. Al permitir que el personal ingrese manualmente información utilizando estos dispositivos, los datos pueden ser más accesibles e inmediatos. Sin embargo, aunque este fue un paso en la dirección correcta en términos del almacenamiento de los datos del control de calidad, el sector todavía no podía superar el problema de los datos imprecisos o inconsistentes, debido a la dependencia en la recolección y de entrada de datos manuales y subjetivos.

¡Ha llegado el momento de que el control de calidad de las frutas y hortalizas frescas haga el salto hacia la automatización!

¿Por qué es tan importante esto?

Uno podría decir, «Escuche, hasta ahora el sector de productos frescos ha funcionado perfectamente bien con la información recopilada manualmente. ¿Por qué hay necesidad de digitalizar más?

Bueno, para responder a esta pregunta, desglosemos los tres desafíos principales que surgen como resultado de los datos manualmente recopilados.

  1. Información imprecisa: La subjetividad conduce a la falta de consistencia, y simplemente dar una mirada al producto significa que cada persona tendrá un punto de vista diferente sobre la calidad del producto que examina. Con seguridad, con el ritmo rápido de los avances tecnológicos del mundo actual, podemos lograr y observar más de lo que logra solo el ojo humano.
  2. Costes prohibitivos: ¿Sabía que el coste anual del control de calidad de los productos frescos llega hasta $7500 millones? Además, mucho de este es un coste desperdiciado, enterrado en mano de obra y recursos para realizar el control de calidad en un entorno de laboratorio, lo que es tanto lento como costoso. Si se desarrolla una aplicación para medir el control de calidad de las frutas y hortalizas en el instante, imagínese el ahorro de costes en cada etapa de la cadena de suministro.
  3. Desperdicio excesivo: A medida que el mundo se hace más consciente socialmente, es fundamental abordar que hasta el 45 % de los productos frescos se desperdician anualmente, en todo el mundo. Los desfases de las expectativas de calidad entre compradores y vendedores conducen a que se desperdicie el producto, y los métodos de control de calidad manuales con frecuencia ocasionan que se desechen productos perfectamente buenos. Un método de control de calidad de productos frescos consistente podría eliminar este problema.

Con razón en el sector se está hablando sobre cambiar a algo más objetivo, consistente y efectivo en costes. Entrar, Etapa 4.

Etapa 4: Recopilación de datos automática. Sí, ¡por favor!

Es exactamente aquí cuando Clarifruit llega, ofreciendo una plataforma completa e integrada para el control de calidad de los productos frescos. La plataforma de Clarifruit utiliza la tecnología de computer vision para recopilar automáticamente la información sobre los atributos externos, tales como color, tamaño, color del tallo y cualquier defecto, y se integra fácilmente con otras soluciones de terceros que ofrecen información sobre los atributos internos, tales como grados Brix o firmeza. Al eliminar el elemento subjetivo el control de calidad de los productos frescos, se trabaja para reducir todos los problemas que examinamos anteriormente.
¡Pero eso no es todo! Al aprovechar esta tecnología, Clarifruit también ha encontrado la manera de apoyar a las empresas en su transformación digital al dar la bienvenida a una etapa completamente nueva del control de calidad.

Etapa 5: Análisis de tendencias y patrones utilizando big data

La solución de Clarifruit transmite automáticamente los datos recopilados mediante la aplicación móvil a un panel de información centralizado, ofreciendo el mismo nivel de información a toda la cadena de suministro. Esto comienza con los agricultores, e incluye a las empresas comercializadoras, mayoristas, minoristas, e incluso, a los consumidores finales. Estos datos pueden ser recopilados por los agricultores, empresas comercializadoras, mayoristas y minoristas y almacenados en la nube, para que se puedan realizar análisis más a profundidad de los «por qué» de la información que se recopila. Pueden ser aspectos como tendencias, patrones, anomalías y detección de causas raíz. Como los datos son lo más precisos posible, también tienen la mayor calidad: noticias excelentes para los proyectos de análisis de datos.

Con tantos beneficios de esta tecnología, ¡parece que el futuro va a ser un futuro automatizado! Si desea saber más sobre cómo funciona, acordemos una llamada y podremos darle un recorrido. If you want to hear more about how it works, let’s set up a call and we can walk you through it.

Related Posts

Ir arriba